Decidir entre preparar IELTS o TOEFL

Decidir entre preparar IELTS o TOEFL

Decidir entre presentar el TOEFL o IELTS es una incógnita común para muchas personas que deben certificar su nivel de inglés. Tomar el uno o el otro depende de la percepción que usted tenga del formato del examen y de cómo este mide sus habilidades comunicativas en la lengua inglesa.

El primer paso para que usted conozca el formato de los exámenes en mención, es ir a los sitios web de las entidades que los crearon, los controlan y los administran. Estos sitios explican de manera breve el formato del examen, la forma de inscribirse para presentarlo, los precios y sitios autorizados donde usted puede tomarlos, y ofrecen materiales de preparación, etc.

Para obtener información sobre el TOEFL consulte el siguiente sitio web de ETS, y en el caso del IELTS visite la siguiente página de Cambridge. Es importante resaltar que la información contenida es bastante interesante, sin embargo, usted debe separar el contenido orientado a la promoción del examen, del contenido descriptivo y académico del mismo.

El objeto del TOEFL  y del IELTS es medir su nivel de dominio del inglés en sus cuatro habilidades: Reading, Listening, Speaking y Writing, por sus nombres en inglés. Lo interesante al conocer el formato es adentrarse para descifrar el mecanismo de medida (trabajo de los expertos en preparación para exámenes).

A pesar de que el TOEFL y el IELTS  tienen el mismo objetivo y evalúan las mismas habilidades, sus mecanismos de medida son diferentes. El TOEFL es un examen pensado únicamente para el ambiente académico en tanto que el IELTS ofrece una versión para el ambiente académico y otra versión para un contexto general. En el IELTS tomar una versión o la otra depende del propósito que tenga la institución que lo requiere, ya sea realizar estudios de educación superior o trabajar en países angloparlantes o de la Unión Europea.

A partir de este momento, cuando se mencione el IELTS, se debe entender que se habla del IELTS académico, para que la comparación entre el TOEFL y el IELTS sea de rigor. El IELTS general merece un capítulo aparte, y se dará en otra publicación.

Análisis comparativo del formato del IELTS versus TOEFL.

Las características de cada prueba, TOEFL o IELTS, determinan su percepción del grado de dificultad.

El Reading de los dos exámenes, salvadas las diferencias de formato, se puede percibir retador. El TOEFL no requiere la lectura total previa del artículo dado, más bien se centra en leer porciones del texto para responder. En el IELTS  es mejor leer todo el texto antes de responder las preguntas.

Las técnicas de skimming y scanning, que de manera equivocada se enseñan como herramientas para resolver preguntas del TOEFL y del IELTS, no son adecuadas para trabajar pruebas de comprensión de lectura.

Lo mejor para usted es aprender técnicas de lectura activa para obtener un buen grado de comprensión lectora. En este tema English Tools ha logrado un grado de especialización que rinde frutos en sus estudiantes. La lectura activa se tocará en un artículo por venir.

La sección de Listening del IELTS se puede percibir como “demandante”, ya que requiere que usted esté escuchando el audio, que a la vez esté leyendo el cuadernillo del examen, y al mismo tiempo este escribiendo las respuestas de las diferentes preguntas. En otras palabras usted debe escuchar y contestar en tiempo real. Adicionalmente, usted debe considerar el reto de los acentos británicos, si no está acostumbrado a ellos.

El formato del TOEFL se puede percibir más “amigable” debido a que le permite a usted escuchar el audio, tomar notas, y en algunas preguntas re escuchar una porción del audio, y con ello contestar las preguntas. Sin embargo, si usted tiene problemas para entender inglés hablado, y con acento americano, esta percepción de “amigable” se puede perder.

El Speaking busca determinar cómo se desenvuelve usted en un ambiente hablado. Las dos pruebas tratan el asunto de manera diferente. El IELTS usa una entrevista personal en la que le hacen preguntas y le dan la oportunidad a usted de contestarlas. El TOELF es más parecido a dejar un mensaje de voz en una contestadora, la computadora hace una serie de preguntas y le da tiempo a usted para preparar y dar las respuestas.

En este orden de ideas se puede percibir que es más fácil el IELTS que el TOEFL, sin embargo esto depende su psicología. Hay personas que se desenvuelven bien en entrevistas y hay otras que lo hacen mejor grabando mensajes. Si su fluidez no es adecuada se puede complicar el asunto.

Por último, el Writing se puede percibir muy similar en ambas pruebas. Su objeto es evaluar su capacidad para comunicarse de manera escrita respondiendo adecuadamente la pregunta hecha, y ante todo, con coherencia y un buen manejo del idioma. En ambas pruebas usted requiere conocer el formato en el que se da la respuesta. Su capacidad comunicativa escrita favorecerá o afectará el desarrollo de sus escritos.

Otros aspectos a tener en cuenta.

Como se mencionó antes, un factor que usted debe considerar es el del acento al que está acostumbrado, sea el británico o el americano. Existen diferencias en pronunciación y vocabulario usado, sin embargo, el registro de la lengua utilizada es lo más estándar posible. Si usted tiene dificultades para entender inglés hablado esto puede ser un factor determinante al momento de decidirse por una prueba o por la otra.

El formato de presentación de las dos pruebas, hasta la fecha es totalmente diferente. El TOEFL es computarizado mientras que el IELTS aún conserva el formato de papel. Para algunos es más fácil leer y trabajar sobre papel y para otros es más habitual trabajar en pantallas de computador. Usted debe considerar esto al momento de decidir.

Sin embargo, el factor más determinante, es sin duda, su nivel de inglés, y su puntaje objetivo. Estos exámenes no tienen un punto en el que se diga que usted perdió o pasó el examen. El punto normalmente lo fija la institución que le hace el requerimiento de pro eficiencia en lengua inglesa.

En conclusión

Hay tres aspectos que cuentan al momento de decidirse:  Lo que sabe usted del formato del examen, la percepción que tiene de la dificultad de las secciones del examen, y su nivel de inglés. Presente el que le haga sentir más cómodo y que le dé la percepción de que es más trabajable. Evite la especulación y busque información precisa de fuentes alimentadas por expertos. Finalmente, no olvide buscar un curso de preparación que le ofrezca un conocimiento profundo del formato del examen, así como de sus métodos de evaluación.

Combine lo aprendido aquí con el articulo ¿Por qué prepararse para presentar exámenes de inglés?, publicado en este mismo blog en el siguiente enlace.

 

By | 2017-07-19T22:04:04+00:00 julio 14th, 2017|GMAT'GRE, TOEFL'IELTS|1 Comment

About the Author:

One Comment

  1. JorgeBustos 14 julio, 2017 at 11:21 pm - Reply

    En el mundo de los exámenes se oyen muchos rumeres en cuanto a que examen es mejor tomar, TOEFL o IELTS. Sin embargo, la realidad es mas simple, con buena información sobre el formato del examen y opiniones autorizadas, el sentido de percepción se puede aguzar para tomar la mejor decisión posible

Leave A Comment